Lactancia paterna

Escritorio con computadora en Hematología clínica
Ciencia Curiosa

Lactancia paterna

El ser humano como todos los mamíferos, se caracteriza por ser vertebrados de sangre caliente, temperatura corporal constante y la existencia de glándulas mamarias para alimentar a la cría. Esta característica no es exclusiva de las hembras por lo que en el Reino animal encontramos machos que alimentan a sus crías como es en el caso de murciélagos, y obviamente el ser humano no es la excepción.

Tanto en hombres como en mujeres existen glándulas mamarias, tetillas con pezones sensibles a la estimulación por succión capaces de enviar estímulos nerviosos por lo que ambos somos capaces de lactar.

Tal vez esta idea suena controversial ya que en nuestra sociedad no es algo común y ésta tiene su explicación. Desde que vivíamos en las cavernas, aunque hombres y mujeres pudiéramos alimentar a la cría era responsabilidad del hombre salir a cazar debido a su mayor tamaño y masa corporal dejando a la cría al resguardo de la madre, y por lo tanto a ella le correspondía alimentarla.

Esta relación se fue lanzando por miles de años haciendo que las glándulas mamarias de la madre evolucionarán para este proceso, y en el caso del varón se atrofiaran.

A pesar de esto actualmente aún para nosotros los hombres es posible amamantar a nuestras crías, quitando casos patológicos como tumores desnutrición o el consumo de algunos medicamentos hormonas, aún tenemos los mecanismos para producir leche.

Las hormonas relacionadas con este proceso son:

Estrógenos y progesterona: estimulan el desarrollo y formación de los alvéolos globulares en las glándulas mamarias

Prolactina y hormona gonadotrofina coriónica humana: estimula la formación de las enzimas necesarias para la producción de leche

Oxitocina: estimula las glándulas para la elección de leche

A excepción de la oxitocina, estas hormonas se encuentran tanto en hombres como en mujeres, y aunque en hombres tenemos niveles más bajos de estrógenos esto no afecta a la producción ya que incluso en niveles elevados podrían inhibir la acción de la prolactina.

El problema de la oxitocina es fácilmente solucionable, para liberarla únicamente necesita existir succión por parte de la cría en las glándulas mamarias, por lo que mientras el estímulo continúe se seguirá produciendo leche.

Como vemos no existe ningún impedimento para que los hombres podamos lactar, incluso hay reportes de tribus en Brasil cuyos integrantes varones son los responsables de la lactancia.

Aunque socialmente nos parezca absurdo es solamente un impedimento social la biología no pone ningún pretexto al momento de repartir responsabilidades en la crianza de hijos.

¿Te gustó este blog? Compártelo con amigos

Víctor Manuel Gómez Ávila
Víctor Manuel Gómez Ávila

Maestro en Ciencias dedicado a la divulgación Científica. CEO de Hematología Clínica.

Otras entradas del blog

  • Hombres lobo
    La leyenda del hombre lobo, es posiblemente una de las creencias que más interés ha despertado en diversas áreas como historia, la antropología y psicología.
  • Lactancia paterna
    El ser humano como todos los mamíferos, se caracteriza por ser vertebrados de sangre caliente, temperatura corporal constante y la existencia de glándulas mamarias para alimentar a la cría. Esta característica no es exclusiva de las hembras por lo que en el Reino animal encontramos machos que alimentan a sus crías como es en el caso de murciélagos, y obviamente el ser humano no es la excepción.
  • “Los Mitos Del pulque”
    “Para crecer fuerte y sano tome su pulque temprano”. ¿¿Una bebida tradicional mexicana que dice ser muy beneficiosa, pero será cierto??
Carrito de compra